Acto del 9 de Julio: Milei y Villarruel se subieron a un tanque durante el desfile militar


Al cierre del desfile militar por el Día de la Independencia, el presidente Javier Milei y la vicepresidenta Victoria Villarruel rompieron con el protocolo y se bajaron del palco oficial para subirse a un tanque.

De esta manera, los integrantes del Poder Ejecutivo desfilaron junto a las fuerzas armadas por algunos metros a borde un tanque militar que formó parte de la presentación.

El palco principal estaba ubicado a una cuadra del inicio del desfile, en Libertador y Austria, sobre la plaza República Oriental del Uruguay

Javier Milei y Victoria Villarruel desfilaron en un tanque

El Presidente y la titular del Senado se mostraron muy entusiasmados con el viaje en tanque, al igual que durante todo el desfile militar.

El vehículo de guerra al que subió el Presidente es el que el gobierno nacional presentó el viernes pasado (5 de julio) en el Batallón de Arsenales 602, en la localidad bonaerense de Boulogne: se trata de los tanques de la familia de blindados TAM que fueron modernizados.

El desfile, encabezado por veteranos de la Guerra de Malvinas, se desplazó por avenida Del Libertador hasta llegar a Olleros. Por tal motivo, fue afectado el tránsito vehicular.

Participaron unos 7.000 efectivos de las tres Fuerzas Armadas y miembros del Ministerio de Seguridad de la Nación. De la celebración formaron parte 62 aviones que a partir de las 11 realizarán un sobrevuelo sobre la Ciudad de Buenos Aires; tanques, blindados M113, y otros vehículos del Ejército y la Marina.

También cinco embarcaciones de la Armada que integran el Poder Naval Integrado que están apostadas en dársenas del Puerto Nuevo para ser visitadas por el público.

Además, se incluyen unos 350 caballos de los regimientos históricos y canes.

Javier Milei estuvo en el Tedéum y escuchó el fuerte mensaje del arzobispo

Previamente, el jefe de Estado participó del clásico Tedeum por el 9 de Julio en la Catedral de la Ciudad de Buenos Aires, luego de la celebración del Pacto de Mayo en la Casa Histórica de Tucumán. El mandatario fue acompañado por la vicepresidenta Victoria Villarruel. 

Quien llevó adelante el Tedéum fue el arzobispo Jorge Ignacio García Cuerva, que comenzó su discurso haciendo referencia a los ¨hermanos paralizados hace años en su esperanza¨ y los que están ¨atravesados por el hambre, la soledad¨.

¨Una justicia largamente esperada, tantos argentinos tendidos, sobre una manta en el frío de las veredas de las grandes ciudades del país, postrados a consecuencia de la falta de solidaridad y el egoísmo. En definitiva, tenemos una Argentina que nos duele hace mucho, que se dice independiente hace 208 años, pero que aún hoy sufre las cadenas de diversas esclavitudes, que no nos dejan caminar como pueblo hacia un desarrollo pleno y una mejor calidad de vida para todos¨, sostuvo.

Asimismo, se refirió al ¨gran objetivo¨ que debemos tener como sociedad que debe abogar a que  ¨Argentina se cure¨, ¨que se ponga de pie¨ y que ¨se independice de las camillas que la tienen postrada, paralizada y enferma¨; además, haciendo alusión al Papa Francisco, señaló que ¨no hay tiempo para la indiferencia¨ y que nadie se puede ¨lavar las manos¨ ante la situación social que estamos viviendo como país.

¨O somos hermanos o se viene todo abajo. Por eso invito a todos los aquí presentes y también a quienes nos siguen por los medios de comunicación y por las redes sociales a rezar juntos¨, concluyó

Previous El mercado le puso precio al dólar oficial para fin de año, en plena escalada del blue
Next Fate, en guerra con sindicato tras iniciar procedimiento preventivo de crisis para reducir personal