AFIP detectó maniobras de contrabando y evasión con derivados de soja por montos millonarios


La Aduana denunció penalmente a la empresa Bioils Argentina que podría enfrentar multas por dos millones de dólares.

En un operativo anti evasión realizado por la Aduana detectaron que la sede argentina de Bioils, con sede en Mendoza, presentó 15 declaraciones de exportación apócrifas donde se detallaba la exportación de oeína, residuos del procesamiento de la soja que se utiliza en la alimentación de ganado, hacia Chile.

Sin embargo, la Dirección General de Aduanas confirmó que en vez de oleína se exportaron 427 toneladas de aceite de soja generando un perjuicio fiscal para el Estado por más de 152 mil dólares.

Ante las sospechas, se extrajeron muestras de diferentes lotes exportados que fueron analizadas por el INTI que confirmaron el embarque de aceite de soja en lugar de oleína y presentaron la denuncia penal en el Juzgado Federal N° 1 de la Provincia de Mendoza.

Las operaciones irregulares se realizaron entre 2021 y 2022 cuando la empresa aceitera había declarado que 15 permisos de embarque con destino a Chile contenían oleína, cuando en realidad consistían en aceite crudo de soja, una posición arancelaria con una alícuota más de 10 veces mayor.

 Las operaciones irregulares se realizaron entre 2021 y 2022 cuando la empresa aceitera había declarado que 15 permisos de embarque con destino a Chile contenían oleína, cuando en realidad consistían en aceite crudo de soja, una posición arancelaria con una alícuota más de 10 veces mayor

Justamente, la Aduana ya tenía en el radar que el mercado de oleína (producto obtenido a partir del reprocesamiento de aceites usados) era utilizado para disfrazar la exportación de refinados con mayor carga arancelaria y por lo tanto, se profundizaron las fiscalizaciones.

“Agentes especializados del organismo comenzaron a extraer muestras de exportaciones, que luego fueron analizadas por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para verificar su correspondencia con lo declarado”, sostiene el comunicado oficial y agregan que:

“Los resultados de dichos estudios permitieron afirmar que la mercadería exportada por BIOILS ARGENTINA en realidad era aceite de soja y que la empresa había presentado declaraciones apócrifas con el objetivo de evadir el debido pago de aranceles. La operatoria generó un perjuicio fiscal de USD 152.065 al Estado argentino”.

En efecto, la alícuota que corresponde a las exportaciones de oleína es del 3%, mientras que la de aceite de soja es del 33%. Además, éste cuenta con un plazo de 15 días para la liquidación de divisas, mientras que la mercadería declarada por Bioils Argentina tiene un plazo de 180 días.

La investigación de la Aduana, además, detectó que la proveedora argentina tenía vinculación con la firma destinataria chilena. En total, identificó 15 operaciones en infracción, que totalizaban 427 toneladas de aceite crudo de soja.

Así, denunció penalmente a la firma aceitera, cuyo obrar quedó encuadrado bajo la figura de contrabando con agravantes que podrían rondar en multas por 2.003.560,08 de dólares según el Código Aduanero.

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous Una senadora de Capitanich dejó a Cristina sin quórum y no se puede tratar el pliego de la jueza Figueroa
Next Más cepo al dólar: el Gobierno dispuso nuevas trabas para operar los tipos de cambio financieros