Brasil y Paraguay fijan una nueva tarifa para Itaipú y Santi consigue un aumento que se acerca a su planteo inicial


Fuentes brasileñas confirmaron que la tarifa acordada será de USD 19,28 kW/mes, un 15,4% más de lo que cuesta hoy la contratación de energía. Lula envió a sus ministros a Asunción y en el gobierno están conformes.

Después de meses de idas y vueltas, que incluyó el enojo de Lula da Silva por la posición del gobierno paraguayo, los socios de Itaipú llegaron a un acuerdo sobre la tarifa por la energía producida en la hidroeléctrica. Fuentes brasileñas confirmaron que el precio acordado será de USD 19,28 kW/mes, es decir, un 15,4% más de lo que cuesta hoy la contratación de potencia de energía.

El precio de la electricidad finalmente no variará en Brasil porque Lula inyectará USD 900 millones para compensar el ajuste. Aunque el acuerdo pareciera ser favorable a Paraguay, el canciller Rubén Ramírez Lezcano, el ministro de Industria y Comercio, Javier Giménez, y el de Economía, Carlos Fernández Valdovinos, evitaron dar precisiones sobre lo acordado porque todavía falta sellar el mecanismo que acompañará la modificación de la tarifa.

¨Próximamente se dará el avance final de las negociaciones de la tarifa. Las negociaciones tienen muchos aspectos. Por una parte la tarifa, por otra el plan operativo y finalmente iniciar todo lo referente al Anexo C¨, dijo Ramírez Lezcano en la conferencia de prensa de esta mañana.

El canciller habló al final del encuentro con mantuvieron Peña y los ministros paraguayos con los emisarios que Lula envió a Asunción. De la reunión participaron la número dos de Mauro Vieira, María Laura Rocha, el ministro de Minas y Energía, Alexandre Silveira, tres asesores y el embajador de Brasil en el país, José António Marcondes de Carvalho. La visita y el número de funcionarios preanunciaba el entendimiento entre los socios de Itaipú.

El cierre en USD 19,28 kW/mes representa en cierta forma una concesión por parte del gobierno de Lula, que tenía el desafío de disminuir el precio final de la electricidad para los consumidores y empresas de Brasil, después de que Jair Bolsonaro presionara para llevar la tarifa en torno a los USD 10 kW/mes, que sería lo correspondiente ahora que la deuda por la construcción de Itaipú ya fue saldada.

El cierre en USD 19,28 kW/mes representa en cierta forma una concesión por parte del gobierno de Lula, que tenía el desafío de disminuir el precio final de la electricidad para los consumidores y empresas de Brasil

Peña había solicitado a Brasil que se fijara la tarifa en USD 22 sobre kW/mes, algo que superaba lo que Lula podía aguantar. Los USD 900 millones de inyección para compensar el ajuste se distribuirán en tres partes durante tres años (USD 300 millones por año). El valor de la tarifa estará vigente desde este periodo hasta 2026, cuando se volverá a revisar.

Los consejeros paraguayos adelantaron que Peña y Lula volverán a juntarse para ampliar los detalles del acuerdo, aunque no dieron una fecha concreta. Lo cierto es que en estos largos meses de impasse, el mandatario brasileño se negó a pisar Asunción por el malestar con el gobierno paraguayo. 

El malestar existió y, según pudo saber el diario, la delegación paraguaya que viajó en enero a Brasilia, encabezada por Peña, fue con planteos sólidos y concretos que Lula no pudo rebatir. Eso habría despertado el enojo del presidente brasileño con sus consejeros, que en su mayoría son también ministros de su gabinete. Ahora, al formalizarse la nueva tarifa, se cierra el capítulo luego de casi dos años, cuando bajó de los USD 22,60 a USD 20,75.

Previous El mercado espera menos inflación: 7,5% en mayo y 161% para todo el año
Next El clima político previo al paro: Milei cómodo contra la CGT y los gobernadores en busca de más beneficios