Comercio Interior publicó “buenas prácticas” en cuestiones de género: lenguaje inclusivo y chau “princesas”


El objetivo de la medida es evitar las prácticas sexistas en las relaciones de consumo y en las publicidades para vender los productos.

La Secretaría de Comercio Interior aprobó una Guía de Buenas Prácticas Comerciales en Cuestiones de Géneros y Diversidades. La medida fue publicada este martes en el Boletín Oficial a través de la Resolución 1040/2021 y tiene el objetivo de evitar las prácticas sexistas en las relaciones de consumo.

La guía propone la formulación de recomendaciones para “identificar y desarticular estas prácticas, y aspira a generar relaciones de consumo saludables, sustentables, igualitarias y respetuosas de la dignidad humana”. Desde la Secretaría de Comercio Interior invitan a los proveedores a adoptarla en las políticas aplicables al sector en el que se desempeñen.

Se recomienda utilizar información que contemple la diversidad de identificaciones de géneros. La información debe estar redactada con lenguaje inclusivo; en el marco de la implementación de instrumentos específicos, como la Ley de Talles, la información particular debe proporcionarse de forma clara sobre los talles en los rubros de indumentaria y calzado.

BUENAS PRÁCTICAS

La presentación del producto no debe orientarse a un público segmentado por género, evitándose la utilización de colores o códigos que se encuentren socialmente relacionados con estereotipos de género; postula evitar el uso de sustantivos relacionados con estereotipos de género, como “princesas”, “campeones”, “damas”, “caballeros”; y que el rotulado no debe incluir información sobre rasgos o características biológicas relacionándolas con un género determinado;  propone abstenerse de reproducir mensajes o estereotipos de belleza que fomenten prácticas riesgosas para la salud: se debe evitar relacionar determinadas características biológicas con dolor, vergüenza, malestar, miedo y sentimientos o sensaciones similares y atribuirlas a un género determinado, como en los productos destinados a la gestión menstrual.

Las publicidades deben presentar a las personas en diferentes roles, tareas o actividades, sin importar cuáles son sus características corporales o biológicas. De esta forma, se propone mostrar personas de todos los géneros realizando tareas de cuidado, crianza, limpieza, higiene, alimentación; visibilizar situaciones en las cuales las mujeres y personas LGTBIQ+ participen de espacios laborales, deportivos o nocturnos; y promover modelos de roles diversos en los cuales tanto varones como mujeres sean los encargados del trabajo fuera y dentro del hogar; representar todos los modelos de familia: monoparentales, con dos madres, con dos padres, parejas sin hijos ni hijas; representar la diversidad social en las piezas publicitarias; Contribuir a la eliminación de estereotipos que presentan a las mujeres como objetos de atracción sexual, especialmente cuando la situación no se vincula con el producto en sí.

Fuente: politicargentina.com

Previous El barbijo en CABA deja de ser obligatorio: desde cuándo y las nuevas medidas
Next Asumió Bovi y prometió "un Ministerio de puertas abiertas para trabajar en comunidad y recibir a los docentes cuando quieran”