El ¨Plan Milei¨ en Estados Unidos: la falta de dólares y las dudas de Wall Street, pese al furor en el mercado


En los escasos contactos que mantuvo ayer en los Estados Unidos vía whatsapp, Luis “Toto” Caputo fue terminante: “No vinimos a pedir plata. Ahora es todo protocolar, nada más”, aseguró.

Primero desde Nueva York  y más tarde desde Washington, Javier MIlei y Caputo fueron avisados de la renovada rueda alcista en el mercado bursátil. Alzas de hasta 14% en las acciones argentinas con cotización en Wall Street. Y una fuerte baja en las cotizaciones de los dólares financieros, con el contado con liqui y un dólar MEP, ambos por debajo de los $ 900.

Después del susto tras la primera vuelta electoral, ahora los mercados festejan el triunfo del líder libertario.

Hay una razón de base: Milei descartó una dolarización de la economía, algo que se aguardaba al inicio de la gestión, y que ahora no se vislumbra al menos por los próximos cuatro años.

Esa cuestión relajó a los inversores, que ahora siguen con suma atención si el presidente electo podrá llevar a la realidad el shock fiscal que prometió durante la campaña. “La expectativa en los mercados es muy positiva, pero ahora hay que ver si lleva sus promesas a la realidad”, dice Héctor Torres, exrepresentante argentino en el directorio del FMI.

Los pasos de Milei en Estados Unidos

Después de un fugaz paso por Nueva York, el próximo inquilino de la Casa Rosada, llegó a Washington con el principal objetivo de tender puentes con la administración Biden.

Como dijo Caputo, por ahora no hay ninguna posibilidad de que haya dólares para la Argentina. Ni del FMI ni por parte de los inversores privados.

Todos pretenden ver primero el “plan Milei”. Y, sobre todo, si logra ponerlo en práctica.

El director de Comunicaciones del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, fue concreto. “Esperamos obviamente escuchar las ideas del presidente electo y dónde quiere ir con sus políticas y asegurarnos de mantener el canal de comunicación abierto”, dijo en la tarde del lunes, ante la prensa.

“Queremos seguir buscando formas de cooperar con la Argentina”, concluyó el funcionario estadounidense.

Por ahora, la señal de Milei fue 100% política. El viaje fue, más que nada, para transmitir que su alineamiento con los Estados Unidos es total. Puntos en común con la Casa Blanca, más allá de la simpatía recíproca con Donald Trump.

En todo caso, desde el entorno del próximo jefe de Estado se preocupan en comunicar que el periplo no tiene nada que ver con el pedido de fondos frescos sino, más bien, con una presentación oficiosa.

Pese al furor en Wall Street, Milei deberá despejar dudas sobre su plan para la economía argentina en Estados Unidos.

¿Y la deuda con el FMI?

Uno de los puntos clave a desanudar en las próximas semanas tiene que ver con los inminentes vencimientos de la deuda con el Fondo. Hay uno ahora en diciembre y otro ya en enero.

Con un acuerdo que se encuentra literalmente caído, ¿cuál será la postura del organismo?

Es algo que se desconoce. Incluso si Milei va a utilizar yuanes que están en las reservas del Banco Central. Algo que se duda que vaya a hacer si se tiene en cuenta la postura crítica del libertario hacia China. ¿Habrá ahí también dosis de pragmatismo? Imposible saber ahora; es algo que se va a resolver después del 10 de diciembre.

La posibilidad de que el Fondo Monetario libere fondos frescos a la Argentina está prácticamente descartada.

Héctor Torres sostiene incluso que tampoco podría tenerse en cuenta los u$s13.000 millones que en su momento Alberto Fernández evitó tomar. “Ese dinero que en su momento se rechazó ya no forma parte de las posibilidades. No podrían reactivarse porque el acuerdo está caído”, explica.

“Sería necesario un nuevo acuerdo; un nuevo programa”, sentencia Torres, un conocedor de los pasillos del organismo en Washington.

Milei y Caputo coinciden en que este viaje a Estados Unidos no tiene el objetivo de captar dólares y que sólo sirve como protocolo.

Torres es de los que creen que antes de rubricar el próximo acuerdo, la Argentina tendrá que presentar el nuevo plan económico pero -sobre todo- ponerlo en práctica. Son las que se llaman “prior actions” (acciones previas), según las cuales primero hay que ejecutar para después ir a negociar la chance de fondos frescos.

Se trata de la agenda de MIlei para el regreso, donde lo aguardan algunos nudos de la economía real que deberá resolver: el reclamo de las provincias de fondos para pagar los aguinaldos de los agentes públicos y un notorio recalentamiento de la inflación.

La agenda de la economía real, que hoy por hoy transita por un camino distinto al del mundo financiero.

Fuente: iprofesional.com

Previous Tren: sigue la reubicación de las familias a las nuevas viviendas en Tilcara
Next Milei prepara las primeras leyes que enviará al Congreso: los dos frentes de batalla que complican su agenda