El PRO duda en apoyar el DNU en el Senado y Villarruel queda sin votos para aprobarlo


El bloque conducido por Juez reprocha las acciones del Presidente contra los gobernadores. “Preferimos que no se trate para no tener que rechazarlo”, dicen.

La furia tuitera de Javier Milei y el plan de ajuste contra las provincias empujan al bloque del PRO en el Senado a pensar el rechazo al DNU 70/23, si llegara a tratarse en recinto.

 “¿Cómo vas a darle el DNU si, por ejemplo, acaba de sacar el apoyo al transporte en todo el país?”, se preguntó una fuente de la bancada macrista ante el diario, y agregó: “No hay voluntad de volteárselo, pero seguro no tiene los votos para que se lo aprueben hoy”.

El partido fundado por Mauricio Macri cuenta en la Cámara Alta con una bancada de seis legisladores, liderados por Luis Juez, y con el voto en contra de uno de ellos nada más el decreto podría caer. 

El peronismo cuenta con 33 senadores, entre los 17 que conduce José Mayans y los 16 que responden a Juliana Di Tullio, pero a esa lista deberían sumarse los federales Carlos Camau Espínola y Edgardo Kueider, quien ya consideró en una entrevista concedida al diario que el DNU es inconstitucional. Además, la rionegrina Mónica Silva manifestó este miércoles en un raid mediático que votará por la negativa cuando le toque tratarlo. Así, el piso del rechazo tiene aseguradas 36 voluntades.

Por eso, en el PRO admiten que “el DNU ya tenía complejidades para ser aprobado” porque “algunos de los temas claramente no son urgencia, y no es algo menor eso”. “No tiene 37 votos para ser aprobado, lejísimos está hoy de eso”, aseveran.

 ‘¿Cómo vas a darle el DNU si, por ejemplo, acaba de sacar el apoyo al transporte en todo el país?’, se preguntó una fuente de la bancada macrista ante el diario.

De todas formas, los colegas de Juez confiesan que “algunos senadores del bloque prefieren que no se trate” el decreto. “Porque no se lo quieren voltear pero tampoco aprobar”, argumentan.

La confrontación abierta de Milei contra los gobernadores también impacta en el PRO. “Por convicción respecto a todo lo que está pasando, más el instrumento, más lo impredecible del Presidente, daría mucho temor votárselo”, dijeron.

Ese escenario conspira contra la tarea de la vicepresidenta Victoria Villarruel, porque el DNU puede convertirse en la revancha de los caudillos contra el gobierno nacional.

En el entorno de Villarruel, sostienen que “se trabaja para tejer mayorías” y, aunque conceden que “siempre hay circunstancias” ante la pregunta por las acciones del Jefe de Estado contra los mandatarios provinciales, alegan que “se va a ajustando el laburo”. Incluso con candor, un senador libertario todavía espera que los gobernadores ayuden a refrendar el decreto. Desde el despacho de uno peronista, sin embargo, advierten que “ya no hay chances”.

Previous Todas las comparsas y agrupaciones deben ser parte del sistema de empadronamiento
Next Los gobernadores de Juntos hablan de una traición de Milei y los peronistas vaticinan una rebelión federal