El telescopio James Webb revela impactantes detalles sobre estrellas en formación


Desde el observatorio astronómico más avanzado del mundo del que forma parte la NASA lograron capturar un fenómeno clave del espacio.

El telescopio espacial James Webb logró un impresionante hito al capturar una imagen de alta resolución en luz infrarroja de dos estrellas jóvenes conocidas como Herbig-Haro 46/47.

Estas estrellas activas se encuentran a 1.470 años luz de distancia en la constelación de Vela y están inmersas en un disco de gas y polvo que alimenta su crecimiento a medida que ganan masa. La Agencia Espacial Europea (ESA) informó sobre este emocionante hallazgo, que permite comprender mejor la actividad presente y pasada de estas estrellas en formación.

A lo largo de miles de años, esta pareja de estrellas ha emitido chorros en dos direcciones, y aunque han sido objeto de estudio desde la década de 1950 por diversos telescopios terrestres y espaciales, el telescopio Webb es el primero en captarlas con tal detalle en luz infrarroja cercana. Gracias a esta nueva y potente herramienta, ahora los científicos pueden explorar la polvorienta nebulosa azul que las rodea, desvelando nuevos detalles sobre la formación de las estrellas.

La investigación sobre Herbig-Haro 46/47 será de gran importancia para comprender la evolución de estas estrellas en formación. Con el telescopio James Webb, se espera obtener más información sobre su proceso de formación, permitiendo a los investigadores adentrarse en los misterios del nacimiento estelar y desvelar los secretos de este fascinante fenómeno cósmico.

Qué es el telescopio espacial James Webb

El telescopio espacial James Webb, también conocido como JWST por sus siglas en inglés (James Webb Space Telescope), es uno de los observatorios astronómicos más avanzados y ambiciosos jamás construidos por la humanidad. Su desarrollo y lanzamiento representan una colaboración internacional entre la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense (CSA). Su objetivo principal es ampliar significativamente nuestro conocimiento del universo, permitiéndonos explorar el cosmos en una escala y detalle sin precedentes.

El JWST es considerado como el sucesor del telescopio espacial Hubble, y su diseño ha sido cuidadosamente planificado para superar las capacidades de su predecesor en varias formas. Una de sus características más destacadas es el espejo primario segmentado de 6.5 metros de diámetro, que consta de 18 hexágonos de material ultraligero recubiertos con una delgada capa de oro. Esto permitirá al telescopio captar una cantidad significativamente mayor de luz y obtener imágenes más nítidas y detalladas de objetos cósmicos distantes.

A diferencia del Hubble, el JWST se posicionará más lejos de la Tierra, en el punto denominado Lagrange L2, aproximadamente a 1.5 millones de kilómetros de nuestro planeta. Esta ubicación permitirá al telescopio estar en constante alineación con la Tierra y el Sol, lo que le proporcionará un escudo natural que bloqueará el resplandor de nuestra estrella y mantendrá el telescopio en una temperatura extremadamente fría y estable, esencial para sus operaciones infrarrojas.

El telescopio James Webb se centrará principalmente en la observación en el espectro infrarrojo, lo que le permitirá estudiar objetos y fenómenos que son difíciles o imposibles de detectar con luz visible. Entre sus objetivos científicos clave se encuentran el estudio de la formación de galaxias y estrellas, la investigación de la atmósfera y la composición de exoplanetas, el análisis de la historia cósmica temprana y la búsqueda de pistas sobre el origen del universo.

Fuente: economiasustentable.com

Previous Boom en Brasil y crece en Argentina: el nuevo uso del dólar digital que cambia la forma de comprar en comercios
Next Jujuy tuvo más del 60% de ocupación en las vacaciones de invierno