Está en duda el consenso por la Ley ómnibus: los puntos clave que pide renegociar la oposición


El presidente Javier Milei aceptó varias modificaciones a la “Ley ómnibus” y presiona para que la Cámara de Diputados le dé dictamen este martes y la apruebe en el transcurso de esta semana, pero en los bloques de la oposición dialoguista intentan seguir negociando porque los cambios que hizo el Gobierno en temas como retenciones movilidad jubilatoria no los conforman y todavía no hay consenso.

Fuentes del oficialismo aseguraron a iProfesional que mantienen la intención de reunir a las comisiones de Presupuesto y Hacienda, de Legislación General y de Asuntos Constitucionales este martes para firmar el dictamen y sesionar entre el jueves y el sábado próximos.

Con ese objetivo en la mira, la bancada de La Libertad Avanza (LLA) dio a conocer el borrador de lo que sería el dictamen final para ir al recinto, con los cambios que se habían dado a conocer horas antes. Fue una señal hacia la oposición de que el oficialismo quiere cerrar el acuerdo y avanzar lo antes posible.

Y es que Milei busca anotarse un primer triunfo político cuando lleva 40 días de mandato sin una sola ley aprobada e ingresa en una semana marcada por el paro con movilización de la CGT. Pero en los bloques de la oposición cuyo respaldo es fundamental para el oficialismo todavía hay discusión interna.

“Hay varios puntos en los que no todos están de acuerdo“, deslizó a iProfesional una fuente de Hacemos Coalición Federal, una de las bancadas que tiene la llave de la aprobación del proyecto. En la UCR, en tanto, ponen en duda que se pueda firmar el dictamen este martes. En el PRO es donde están más convencidos, pero su apoyo no es suficiente para el oficialismo. El riesgo de que no haya consenso es que surjan varios dictámenes y LLA quede con el de minoría.

Milei presiona por la Ley ómnibus: por qué en la la oposición siguen las dudas

Con apenas 37 votos propios, La Libertad Avanza necesita de esos tres bloques o al menos de su mayor parte más apoyos de bancadas provinciales más chicas para lograr un dictamen de mayoría en el plenario de comisiones y alcanzar los 129 votos que necesita para abrir la sesión y blindar la aprobación del proyecto. El problema es la falta de unanimidad interna en esos sectores. “Empiezan 24 o 30 horas clave para el dictamen”, señaló una de las fuentes consultadas.

Milei impulsó un dictamen que pretende ser definitivo y presiona a Diputados para que se apruebe esta seman.

La movilidad jubilatoria y el nuevo esquema de retenciones son los dos puntos en los que todavía la negociación parece estar abierta por el lado de la oposición y uno de los problemas centrales para el acuerdo que busca el Gobierno es la heterogeneidad del bloque Hacemos Coalición Federal que encabezan Miguel Pichetto Emilio Monzó, donde conviven con la Coalición Cívica y diputados de Córdoba y Santa Fe que responden netamente a intereses provinciales.

En ese bloque reconocen que los cambios mejoraron el proyecto pero quieren seguir conversando especialmente sobre el capítulo de retenciones, que el Gobierno aceptó dejar en 0% para las economías regionales. Los reparos pasan por el hecho de que “excluye una veintena de economías regionales cuando son más de siete mil y no excluye las retenciones industriales ni las del complejo oleaginoso o cerealero“, señaló el diputado Nicolás Massot.

El tema de las retenciones es central para las provincias y hay gobernadores que tienen injerencia en Hacemos Coalición Federal. Como contó al diario, los diputados cordobeses y santafesinos de ese bloque se resisten a votar cualquier aumento, como el que se propone para derivados de soja. Sin consenso interno, el bloque podría dividirse y esto le complicaría los números al oficialismo.

A esto se suma, como nuevo tema espinoso para la negociación, el blanqueo de capitales que incluyó el Gobierno en la ley ómnibus. Según una fuente parlamentaria consultada “hay gobernadores que están que trinan porque no se coparticipa”, deslizó una fuente parlamentaria a este medio.

En tanto, a los diputados de la Coalición Cívica no los conforma la decisión de Milei de mantener la fórmula de movilidad jubilatoria actual con ajustes trimestrales hasta marzo y adoptar una actualización automática por inflación mensual a partir de abril y piden que ese esquema sea retroactivo para que el ajuste “no pase por los jubilados”.

Cuáles son los temas que complican la negociación

Por todo eso el bloque de Pichetto y Monzó mantiene conversaciones internas para aunar su posición pero apela a que el oficialismo acepte seguir negociando unos días más para consensuar un dictamen. En todos los sectores de la oposición advierten que sin ese consenso a LLA le será difícil tener el de mayoría y bloquear el dictamen de rechazo llano que impulsan el kirchnerismo y la izquierda.

Las retenciones y la movilidad jubilatoria son los temas que siguen generando dudas en la oposición tras los cambios.

Sin embargo, en la UCR ponen los mismo reparos. La diputada Karina Banfi, una de las encargadas de negociar en nombre del bloque, también puso a las jubilaciones y las retenciones como los principales temas para destrabar el acuerdo en torno a la “Ley Bases” que impulsa el Presidente.

Sobre la movilidad jubilatoria, señaló que el problema con la alternativa que propone el Gobierno es “de empalme” y que el aumento por inflación “tiene que ser para atrás” para que “los jubilados no pierdan”. Respecto de las retenciones, subrayó que hay sectores que no están comprendidos en la excepción, que “hoy no tienen ningún tipo de retención y que si le pones 15% (como establece el proyecto oficial) las matás”.

Allí surge nuevamente para Milei el problema de tener, sino unanimidad en cada bloque dialoguista, al menos un consenso lo suficientemente amplio como para asegurarse el dictamen y la aprobación del proyecto. Hasta el momento, el único sector que parece más cerca de acordar es el PRO que encabeza Cristian Ritondo, aunque tampoco está exento de diferencias internas.

En el bloque amarillo celebraron la eliminación de las “jubilaciones de privilegio” para presidente y vicepresidente que incluyó el Gobierno en la Ley ómnibus como un avance importante. Sin embargo, el tema de las retenciones también hace ruido en esta bancada y no todos los diputados están dispuestos a votar esos artículos, según supo el diario.

Qué postura adopta el oficialismo y como es la jugada con Ganancias

La dificultad de las negociaciones impacienta a Milei. En el Gobierno subrayan que aceptaron cambios en más de 100 artículos y que tomaron nota de la mayor parte de los pedidos que hizo la oposición, entre ellos la reducción del plazo y la cantidad de las facultades delegadas al Ejecutivo y las emergencias.

Destacan también la decisión de eliminar la facultad del Poder Ejecutivo de subir retenciones a las exportaciones para arrogarse únicamente la capacidad de bajarlas. En el oficialismo no entienden por qué estos cambios todavía no alcanzan para consensuar con la oposición y para tratar de destrabarlo anuncian la presentación del proyecto que restituye el Impuesto a las Ganancias de la cuarta categoría, como zanahoria para los gobernadores.

Espert es uno de los principales aliados de Milei en la discusión parlamentaria de cara a la firma del dictamen.

Algunos de los mandatarios peronistas le habían pedido al Gobierno dar marcha atrás con la eliminación del impuesto que llevó adelante (con el apoyo de ellos mismos) Sergio Massa en la campaña de 2023 porque golpeó en la recaudación de las provincias, pero el tema luego se estancó. Ahora, Milei lo reflota para tratar de destrabar votos para la Ley ómnibus.  

Según supo este medio, en las negociaciones empezará a tallar más José Luis Espert, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda y uno de los aliados de Milei que mejor entiende su pensamiento en materia económica. Cerca del diputado deslizan que todavía “pueden seguir modificando” puntos del proyecto.

Uno de los riesgos que enfrenta el oficialismo es no tener el dictamen de mayoría y que Hacemos Coalición Federal o la UCR avancen con uno propio. El otro, es que algunos artículos que considera centrales resulten rechazados al momento de la votación particular en el recinto de la Cámara de Diputados.

La alternativa de salida para el entuerto podría ser un acuerdo de palabra para firmar dictamen pero seguir conversando posibles retoques y que las puntadas finales se decidan directamente durante la sesión, en la votación artículo por artículo. La opción de sesionar el sábado volvió a estar sobre la mesa, según indicaron al diario.

Ahora todo pasa por la decisión del presidente Javier Milei para aceptar más modificaciones o por su eventual decisión de plantarse con el texto retocado que ya envió a la Cámara de Diputados y presionar para que la Ley ómnibus salga esta semana. El debate entró así en las horas decisivas.

Fuente: iprofesional.com

Previous La solidaridad marca el inicio del 2024 en materia de donación de órganos
Next Mauricio Macri apura un zoom con presidentes del PRO para bajar a Patricia del partido