Fabricantes de electrodomésticos sustituyen más importaciones y amplían exportaciones


La estadounidense Whirlpool está construyendo una planta en donde fabricará lavarropas para vender al exterior. Newsan comenzó a producir aires acondicionados que antes se traían de afuera. BGH ensambla hornos eléctricos, computadoras y televisores.

Aunque todavía están en valores bajos, los fabricantes de electrodomésticos del país ya han logrado superar los niveles de producción que tenían en el período prepandemia.

Cumplido ese primer objetivo, ahora trabajan para cumplir con el pedido del Gobierno de incrementar la sustitución de importaciones y ampliar sus exportaciones.

El grupo estadounidense Whirlpool es uno de los jugadores de la industria que avanza en ese sentido. La empresa está construyendo en la localidad de Fátima un planta para fabricar lavarropas de carga frontal. El complejo productivo, en el que se invertirán USD55 millones, será inaugurado en octubre. “La inversión será de USD15 millones más de lo previsto, ya que algunos procesos, como el de inyección, que iba a ser tercerizado, decidimos hacerlo nosotros”, le explica a BAE Negocios Agustín del Castillo, Gerente de Comunicaciones y Relaciones Institucionales de la empresa que contratará a 230 empleados para este proyecto.

La intención es fabricar 300.000 lavarropas por año. De ese total, 200.000 se exportarán al sur de Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Chile. Estiman que el complejo que se ubicará en el Polo Pilar generará un ingreso anual de unos USD100 millones.

El grupo local Newsan, propiedad de la familia Cherñajovsky, también encara un plan de sustitución de importaciones. Recientemente comenzó en sus plantas de Ushuaia la producción de una nueva línea de aires acondicionados Big Split. Este modelo frío-calor con capacidad de refrigeración de 8000 watts antes importado y ahora es desarrollado en el Sur por 160 trabajadores.

La compañía nacional BGH también invirtió fuerte para producir en el país hornos eléctricos en el centro industrial de Carlos Spegazzini. Para este nuevo proyecto se incorporaron 170 nuevos puestos de trabajo.

La empresa también produce en el país computadoras para el Plan Juana Manso y una línea de producción de televisores de grandes de pulgadas en su planta de Tierra del Fuego.

Demanda

Con respecto al comportamiento del consumidor, Del Castillo explica que “los planes de financiamiento, como el Ahora 12 o Ahora 18 son políticas que ayudan mucho al sector. Sin esos programas que promueve el Gobierno hubiera sido muy difícil la recuperación, ya que estos son productos con precios que son elevados para pagarlos en efectivo”.

El ejecutivo también asegura que durante la pandemia se consolidaron las compras virtuales. “Hoy el 60% de lo que se compra es online”.

La guerra y el acuerdo con el FMI

La guerra entre Rusia y Ucrania, sumada a la inestabilidad macroeconómica y al acuerdo con el FMI, tiene en vilo a los empresarios argentinos.

No obstante, en Whirlpool aseguran que pueden sobrellevar este tipo de situaciones gracias a una gran estructura flexible. “Seguimos de cerca todas las variables. Como tenemos plantas en cien países (en Argentina también están en La Tablada) eso nos permite complementarnos y abastecernos de alguna materia prima de esas fábricas, en el caso de que haya algún faltante en el país por alguna situación en particular”, explica el ejecutivo.

Previous Alberto Fernández versus La Cámpora: por qué cree que saldrá fortalecido de cara a las elecciones 2023
Next Confirmado: el Gobierno aumenta las retenciones y agrava el conflicto con el campo