Irse a vivir solo, un presupuesto: cuánta plata hay que gastar en alquiler y mudanza


Con la entrada en vigencia del DNU impulsado por el Gobierno, desde fines de diciembre quedó derogada la Ley de Alquileres. A partir de entonces, señalan desde el sector inmobiliario, la oferta de inmuebles para renta tradicional comenzó un proceso de lenta recuperación.

De esta manera, aseguran, los inquilinos cuentan con mayor disponibilidad a la hora de elegir departamentos para alquilar. Actualmente, los contratos suelen firmarse por un plazo de dos años, con actualizaciones que se ajustan generalmente a la inflación cada tres o seis meses.

Más allá de disponer de una mayor oferta de inmuebles, la realidad indica que alquilar un departamento en la Ciudad de Buenos Aires es todo un desafío para el bolsillo de la clase media. Es que, por ejemplo, una persona que quiera irse a vivir sola deberá desembolsar al menos unos $ 600.000 para “entrar” en un monoambiente.

Lógicamente, esa cifra puede aumentar según el tipo y tamaño del departamento, pero también en caso de tener que pagar por una mudanza o abonar un seguro de caución en caso de no contar con un inmueble para presentar como garantía directa.

A una persona, mudarse sola les cuesta más de $ 1.200.000

El alquiler de un departamento monoambiente puede costar desde $ 260.000 en barrios como La Paternal o Chacarita, mientras que asciende a $ 300.000 en Caballito o hasta los $ 400.000, en Las Cañitas y otras zonas de Palermo.

En tanto, el alquiler de un dos ambientes en Caballito parte desde los $ 400.000 y puede rondar los $ 500.000 en Palermo, aunque muchos están publicados en dólares (desde u$s 400 hasta 800 dólares).

Lógicamente, los valores dependen -más allá de su ubicación- del tipo de edificio: es decir si cuenta con ammenities o su antigüedad.

Si se tiene en cuenta que quien alquila un departamento en la Ciudad de Buenos Aires debe pagar un mes adelantado más otro de depósito, ya que la comisión inmobiliaria corre por cuenta de los propietarios, para que una persona se vaya a vivir sola deberá desembolsar unos $ 600.000 si alquila un monoambiente, pero que ascenderá a $ 800.000 si se elige un dos ambientes cuyo alquiler ronda los $ 400.000 mensual.

A eso, se le podría sumar la mudanza: según averiguó este medio, una mudanza “básica, con un camión y cuatro operarios, cuesta unos $ 220.000”. Es decir que el monto a gastar ascendería a $ 820.000 en caso de alquilar un monoambiente y a $ 1.220.000 si se elige un dos ambientes.

Otro aspecto a tener en cuenta es la garantía. Si se cuenta con algún familiar o conocido dispuesto a ofrecer un inmueble como garantía para el alquiler, el inquilino deberá gastar unos $ 2.500 para pagar el certificado de dominio del inmueble que se ofrece en garantía.

Sin embargo, si no se cuenta con una, es posible acceder a un seguro de caución o empresas que ofrece “servicios de garantía“. En este caso, suele requerirse al menos dos personas que puedan demostrar ingresos en el país (con la documentación correspondiente) y que los mismos “tripliquen el monto del primer valor del alquiler más las expensas“.

El valor de esta garantía suele ser de un mes y medio de alquiler: es decir, unos $ 450.000 en el caso del monoambiente y $ 600.000 si se trata del dos ambientes. Las empresas que ofrecen estos servicios, de todas formas, ofrecen la posibilidad de pagarlo con tarjeta de crédito en cuotas.

Pero si se suma este costo al monto total, una persona que se va a vivir sola deberá gastar unos $ 1.270.000 si se muda a un monoambiente cuyo alquiler mensual cuesta $300.000 y se contempla el valor de una mudanza.

Mientras que la suma asciende a $ 1.620.000 si se alquila un dos ambientes de $ 400.000, se paga una mudanza y se tiene que contratar el servicio de garantía de alquiler por parte de una aseguradora privada.

Para irse a vivir sola, una persona debe desembolsar al menos $ 600.000 en concepto de “mes adelantado y de depósito”.

Alquileres: mayor oferta y “negociación” entre partes

El referente del sector inmobiliario Armando Pepe señaló al diario que desde el fin de la Ley de Alquileres la oferta de inmuebles en la Ciudad de Buenos Aires comenzó a recomponerse.

En cuanto a la manera en que se realizan actualmente los contratos, Pepe señaló: “En los primeros días, el 60% de la oferta estaba en dólares. Hoy, de la oferta que hay, diría que está un 50 y 50 de dólares y pesos. De los contratos que se firman, diría que el 99% es por 24 meses, con ajustes semestrales por IPC o ICL. Algunos propietarios piden ajustes trimestrales, pero se hace difícil de pagar para el inquilino“.

Tal como remarcó que muchos de los alquileres que estaban en dólares pasaron a cotizarse en pesos, el especialista también sostuvo que de a poco los precios de publicación tenderán a bajar. “Al haber mayor oferta, se van a ir acomodando“, sostuvo Pepe.

Al referirse al crecimiento de la oferta, Daniel Zampone, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, sostuvo que en la Ciudad de Buenos Aires hay “un 10% más de departamentos de los que había el año pasado”. “Estamos viendo que el mercado se empieza a reactivar“, remarcó.

En tanto, al referirse al tipo de departamento más demandado, resaltó que “por tema espacio, los preferidos son los de dos ambientes, sobre todo que se encuentran cerca de los medios de transporte”. “Por su parte, el monoambiente es más para un joven que se va de la casa de sus padres o puede ser para una persona que se está separando, o una persona mayor”, concluyó Zampone.

Fuente: iprofesional.com

Previous Tras el escándalo de Ferraro, Caputo acumula más poder y se convierte en el nuevo súper ministro de Milei
Next Qué tener en cuenta a la hora de comprar un celular de alta gama en 2024