La Aduana refuerza los controles y expone el problema del narcotráfico en Uruguay


El titular de la Aduana, Guillermo Michel, dijo que “solo la provincia de Entre Ríos tiene más escáners de control que todo Uruguay”.

La crisis política en Uruguay gira abre varias aristas que conducen una misma problemática: el narcotráfico. La supuesta protección que el gobierno de Uruguay, Luis Lacalle Pou, al capo narco Sebastián Marset tiene implicancias relacionadas con un nuevo flagelo que ataca al país vecino y está relacionado con el narcotráfico. 

Marset es conocido como “el Gerente de la Hidrovia” y es buscado por Interpol y la DEA por haber contrabandeado 16 toneladas de cocaína exportadas a Europa a través del puerto de Montevideo.

Como reveló en exclusivo el diario, desde que la Aduana Argentina reforzó los controles e implementó escáners en los contenedores provenientes de Paraguay redujo a cero los casos de carga de droga detectada en Buenos Aires pero mudó el tráfico a Uruguay.

En junio del año pasado, se encontraron 5 toneladas de cocaína que eran dirigidas a Bélgica en un contenedor de arroz, en septiembre 1822 kilos en un contenedor de azúcar y en noviembre 653 kilos fueron secuestrados en Uruguay en un contenedor de carne, también rumbo a Bélgica.

En Uruguay vinculan este “libre paso” de drogas al puerto de Montevideo a la falta de controles del gobierno de Luis Lacalle Pou. Incluso, no descartan que esté involucrado el ex jefe de seguridad del presidente uruguayo, Alejandro Astesiano, detenido por contrabando y acusado de espiar opositores, empresarios y hasta a la ex esposa de Lacalle Pou. 

En junio del año pasado, se encontraron 5 toneladas de cocaína que eran dirigidas a Bélgica en un contenedor de arroz, en septiembre 1822 kilos en un contenedor de azúcar y en noviembre 653 kilos fueron secuestrados en Uruguay en un contenedor de carne, también rumbo a Bélgica

Cabe recodar que el Puerto de Montevideo estuvo envuelto un escándalo político tras un intento del gobierno de darle la licitación a un empresa belga por medio siglo. “El poder político no es ajeno a lo que pasa en el puerto y la mitad del espacio aéreo de Uruguay no tiene radares, pasan como quieren”, comentó en su momento al diario una fuente uruguaya que sigue de cerca este tema. Otro dato que preocupa es que el 50 por ciento del espacio aéreo uruguayo no tiene radares de control y eso permite el moviendo de aviones de forma ilegal. 

Ahora, la Dirección General de Aduanas puso en funcionamiento un nuevo escáner en el Puente Rosario-Victoria, a la altura del peaje de ingreso a Entre Ríos que permitirá continuar con el fortalecimiento del control contra el narcotráfico y el contrabando.

Según explicaron las fuentes oficiales, el nuevo equipo de Rayos-X tipo van se utilizará para fiscalizar tránsitos internacionales, colectivos de larga distancia y envíos de encomiendas y paquetería. El nuevo instrumento de control permitirá que las inspecciones diarias que realizan los agentes aduaneros sean más exhaustivas y precisas.

El objetivo, explican desde la Aduana, es fortalecer las acciones de control sin sacrificar la agilidad del movimiento de mercaderías. Cabe destacar, hace 9 años que no se incorporaban nuevos instrumentos de estas características.

Así, este escáner se suma a los tres con los que ya cuenta la provincia de Entre Ríos en sus pasos internacionales de Gualeguaychú, Concordia y Colón, en la frontera con la República Oriental del Uruguay.

En este sentido, el titular de la Aduana, Guillermo Michel, dio un dato revelador que indica que solo en Entre Ríos la Aduana argentina tiene más escáneres que todo Uruguay para blindar las fronteras de Entre Ríos del narcotráfico. 

La inversión en tecnología es fundamental para combatir el narcotráfico y el contrabando. Solo en Entre Ríos, la Aduana argentina tiene más escáneres que todo Uruguay. El objetivo es blindar las fronteras de Entre Ríos del narcotráfico

En julio de este año, se incautaron 10 toneladas de cocaína en Hamburgo que salieron de Paraguay y pasaron por Uruguay. Esto disparó una fuerte interna entre el director Nacional de Aduanas de Uruguay (DNA), Jaime Borgiani y la Asociación de Funcionarios Aduaneros (AFA).

Borgiani desligó al gobierno uruguayo por la falta de inversión en materia de controles aduaneros y enfocó sus críticas al personal, pero desde el sector laboral insisten en que el gobierno dejo pasar una inversión para frenar una problemática que ahora se les fue de las manos.

Este panorama complejo se mezcla con la inminente llegada del año electoral. En octubre los uruguayos deberán ir las urnas y elegir entre la continuidad de la actual coalición de gobierno o el retorno del Frente Amplio. 

A esta altura nadie duda que esta crisis puede generar fugas en el oficialismo y afectar de manera notoria a los candidatos del presidente para las elecciones.

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous Nuevo billete de $ 2.000: cómo identificar los falsos y cuáles son las medidas de seguridad
Next Los motivos detrás de la ruptura de los diputados de Milei