Massa suma al jefe de campaña de Lula para meterse en el ballotage


Edinho Silva recibió al equipo de Massa en San Pablo y mandó a su gente a Buenos Aires. Los brasileños trabajarán en la estrategia en redes y el debate. Rumores de desplazamiento del catalán Rubí.

La semana pasada circuló fuerte el rumor que Sergio Massa había corrido al catalán Antoni Gutiérrez-Rubi del comando de su campaña. La versión fue desmentida, pero este fin de semana en Tucumán, el candidato aplicó una profunda reestructuración a su campaña, sumando a Juan Manuel Olmos y su esposa Malena Galmarini, al comando que hasta ese momento estaba en manos del camporista Wado de Pedro. 

Ahora, el diario pudo confirmar de fuentes cercanas al presidente Lula da Silva, que el jefe de la campaña que lo regresó a la Presidencia, el Edihno Silva, se sumará al equipo de Massa. Si no es un desplazamiento del catalán Rubí, se parece bastante.

Es que el catalán enfrenta críticas internas porque más allá de imponer cierto orden interno, sus propuestas un poco esquemáticas no logran encender la épica que suelen buscar los peronistas en sus campañas. Como sea, la decisión de Massa de reestructurar su campaña para asegurarse el ingreso al ballotage es evidente, aunque es lógico que sus voceros le bajen el tono a la movida, para no transmitir sensación de crisis.

El ingreso del brasileño Edinho Silva al equipo de Massa se terminó de cerrar la semana pasada cuando el ministro de Economía mandó a gente de confianza a San Pablo a reunirse con el estratega. Massa venía de reunirse con Lula en Brasilia y el presidente brasileño no ahorró gestos en apoyo del ministro. 

El catalán Gutiérrez-Rubí enfrenta críticas internas porque más allá de imponer cierto orden interno, sus propuestas un poco esquemáticas no logran encender la épica que suelen buscar los peronistas en sus campañas. 

Más allá de su cercanía ideológica al peronismo, Lula está preocupado por el impacto en la relación bilateral de un eventual arribo de Milei al poder, como reveló al diario en exclusiva. Luego de empujar el ingreso de Argentina a los Brics y recibir a Massa en Brasilia, ahora el presidente brasileño le cedió al ministro a su principal estratega electoral.

Edinho Silva es un dirigente de mucho recorrido en el PT, fue concejal, diputado estadual y federal, presidente del Partido de los Trabajadores de San Pablo y secretario de Comunicaciones del gobierno de Dilma Rousseff en 2015. Además, transita su tercer mandato como intendente de la ciudad paulista de Araraquara.

Como reveló en exclusiva el diario, Lula designó como jefe de campaña a Edinho Silva en un momento de fuerte desorden interno y cuando su “incontinencia verbal” amenazaba con descarrilar la candidatura. 

Fuentes del entorno de Edinho confirmaron al diario la reunión con la gente de Massa en San Pablo y explicaron que se enfocarán en las estrategia de redes y en la preparación del primer debate presidencial.

El diagnóstico compartido entre el equipo de Massa y los brasileños es que la elección va camino a una polarización extrema con Milei, similar a la pelea Lula-Bolsonaro del año pasado. Por eso, se buscará construir un discurso propio, aprovechar las capacidades de Massa como “comunicador nato” y diseñar una estrategia en redes que pueda competir con la efectiva estrategia de Milei, que como revelóal diario, tienen a Fernando Cerimedo como estratega digital. Cerimedo trabajó en la campaña y el gobierno de Bolsonaro. 

El equipo de Massa y los brasileños comparten el diagnóstico que la elección va a una polarización extrema con Milei, similar a la de Lula contra Bolsonaro.

Massa viene renegando hace rato de su campaña digital. la ve muy acartonado e institucional y con poco gancho para el enorme electorado de los jóvenes, que hoy se inclinan por Milei. Y es este precisamente el fuerte de Edinho Silva. 

El petista reveló en una entrevista exclusiva con el diario en octubre pasado que “cuando llegué a la campaña de Lula, estaba la idea de ser mejor que el bolsonarismo en las redes, pero competir con algo que está funcionado desde junio 2013 es complicado. Todo comenzó con las marchas justificadas contra el aumento del transporte e instaló un clima de despolitización que fue aprovechado por la campaña de Aecio Neves en 2014, creció con el golpe a Dilma en 2016 y terminó organizado y capitalizado Bolsonaro en 2018”.

“Es un fenómeno mayor que Bolsonaro pero fue capitalizado por él. ¿Cómo competir con algo que tiene diez años de organización? Por eso nosotros organizamos lo que teníamos que era el apoyo de las centrales sindicales, diez partidos y movimientos sociales. Empezamos a trabajar eso, con lo que teníamos orgánicamente, no competimos con perfiles falsos, ni nada de eso…y fue un acierto porque nuestro crecimiento fue muy importante y nos dio una base orgánica fuerte en redes. Nuestro “producto” era muy bueno, como nuestro candidato, porque Lula en sí mismo es una estrategia”, agregó en ese momento. 

“Las fuerzas democráticas algo que no terminaron de entender es cómo los autoritarios crearon esa relación orgánica con lo digital. Yo pienso que pasa mucho porque en las redes se puede extrapolar un prejuicio o una agresión sin tener vínculo con la víctima del fascismo o machismo, es un anonimato implícito o explícito que establece una agresividad que legitima al autoritarismo”, dijo Edinho en ese reportaje. 

Los miembros del equipo de Edinho están en Buenos Aires desde el domingo y esperan quedarse hasta culminar el proceso electoral.

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous Relevamiento mensual de CAME: Las ventas minoristas pyme se retrajeron 4,1% anual en agosto
Next Género y diversidad: continúa la formación en EJESA