Productores de biocombustibles aseguran que la ley de Milei aniquila a las pymes y beneficia a las petroleras


El megaproyecto baja el corte obligatorio y le da facultades de eliminarlo a la autoridad de aplicación. Habilita a las petroleras a ingresar al mercado y abre la importación.

Los empresarios pymes que producen biocombustibles para el mercado interno denunciaron que el megaproyecto de ley que mandó Javier Milei al Congreso contiene una reforma par el sector hecha a la medida de las petroleras y las grandes aceiteras. En diálogo con el diario explicaron que la propuesta del ejecutivo “extermina” al sector.

“Esta ley mata a la industria del biocombustible, es mentira que va a salir más barato”, sostuvo Juan Facciano titular de Albardón Bio, una empresa precursora de la producción de combustible en base a soja que observa con preocupación la propuesta del gobierno nacional.

Es que la ley ómnibus que presentó el gobierno elimina ocho artículos de la ley 27640 y desregula casi en su totalidad la actividad poniendo en jaque a las pequeñas y medianas empresas que fabrican biodiesel y bioetanol. Una industria que venía creciendo sumando empleo y valor agregado en toda la zona núcleo.

Según Marcelo Kusznierz, vicepresidente de Casfer – Cámara Santafesina de Energías Renovables- e integrante de la Unión industrial de Santa Fe, consideró que el proyecto de Milei beneficia al lobby petrolero.

El diario reveló en su momento que los petroleros fueron uno de los sectores que de manera más decidida empujaron la candidatura de Milei -con Paolo Rocca a la cabeza-. Gesto que apenas asumió, el libertario devolvió con creces. Les autorizó sucesivos aumentos del combustible y ahora planteó una libertad total de precios y exportación.

Esta ley mata a la industria del biocombustible, es mentira que va a salir más barato.

 Ahora, las normas contenidas en la ley omnibus habilitan a intervenir en el mercado interno a las petroleras, las grandes agroexportadores que producen biocombustibles y además abre la posibilidad de importar libremente biocombustibles.

Revierte así el espíritu de la ley vigente que le reservaba a las pymes la provisión del mercado interno que hasta ahora es del 12% del bioetanol que se produce con derivados de caña de azúcar y maíz y del 7,5% de biodiesel en base a aceite de soja.

Sin embargo, la cláusula que generó mayor inquietud es la reforma del artículo 8 de la actual norma que contempla mantener los porcentajes obligatorios de corte “hasta tanto la autoridad de aplicación determine dichos porcentajes”. Esto significa que habilita a la autoridad de aplicación eliminar esa obligatoriedad. 

Solo en Santa Fe, hay diez plantas que producen biodiesel y emplean a más de 2.500 trabajadores y el derrumbe de las pymes generaría un impacto tremendo en el sistema productivo provincial. De hecho, este viernes los representantes del sector se reunirán con funcionarios de Pullaro y la semana próxima con senadores y diputados nacionales.

Según contaron al diario los productores de biodiesel, la desregulación que plantea Milei busca beneficiar a las petroleras y aseguran que no tendrá impacto en el precio del producto. Por el contrario, en el caso del biodiesel, que se produce con aceite de soja, las empresas pagan hasta un 40% más del precio de exportación a las grandes aceiteras.

Es virtuoso que el mercado sea el que fije el precio del producto y que no haya cupos por empresa que fijaba un funcionario desde la Secretaría de Energía y lo vemos muy positivo.

Por otro lado, los grandes holding agroexportadores festejaron la iniciativa de Milei. En contacto con el diario, Luis Zubizarreta, presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles -CARBIO- que nuclea a las grandes cerealeras como Dreyfus, Cargill, Bunge, entre otras, consideró que la reforma elimina “un esquema que generaba discrecionalidad y cupos a otro de competencia como sucede en otros países”.

“Es virtuoso que el mercado sea el que fije el precio del producto y que no haya cupos por empresa que fijaba un funcionario desde la Secretaría de Energía y lo vemos muy positivo”, agregó Zubizarreta.

Para las pymes, el proyecto tendrá un impacto negativo enorme en el sistema productivo. “Las pequeñas y medianas empresas invirtieron y se prepararon durante 15 años para dar respuesta al mercado interno y hoy hacemos productos de altísima calidad que tranquilamente podría reemplazar totalmente a los combustibles fósiles”, explicó Kusznierz.

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous Inspirados en Milei, Uruguay lanzó el Partido Libertario: ¨Hay que bajar el costo del Estado a lo estrictamente necesario¨
Next A partir de enero se reducirá la primera escala el impuesto al lujo: qué autos bajarán de precio