Rodríguez Larreta ve un ¨hueco¨ en las encuestas: cuál es la mayoría silenciosa a la que apuesta


El resultado de las PASO de Santa Fe no se ajustó a los sondeos y el larretismo ve allí una nueva razón para reforzar su estrategia. De qué se trata.

Con las elecciones primarias (PASO) de Santa Fe como caso testigo, el equipo de campaña de Horacio Rodríguez Larreta sintió una renovada confianza en la estrategia que apunta a lo que llaman “mayoría silenciosa”. Se trata, según estiman, de votantes que prefieren a candidatos de centro y moderados pero que no llegan a ser captados por muchas de las encuestas que circulan.

La apuesta por ese sector del electorado, en rigor, no es nueva. Es casi el corazón de la estrategia de campaña de Larreta casi desde el inicio y es la razón por la que el precandidato presidencial de Juntos por el Cambio le da un lugar central en su discurso a temas como la “gestión”, los “hechos” o “resultados”, la “paz” y la “no agresión”.

No obstante, la victoria en las PASO de Santa Fe de Maximiliano Pullaro, candidato de su sector, y la diferencia que se vio entre la ventaja que le sacó a Carolina Losada -la postulante que apoyó Patricia Bullrich- y la que pronosticaban las encuestas revalidó en el larretismo la idea de que esa es la mejor estrategia a la vez que potenció la desconfianza en algunos sondeos, según fuentes consultadas por iProfesional.

En el equipo de Larreta saben que la carrera hacia las PASO de agosto con Patricia Bullrich por la candidatura presidencial de Juntos por el Cambio está peleada pero no creen en las distintas encuestas que muestran una ventaja amplia de la ex ministra de Seguridad sobre el jefe de Gobierno porteño. Detrás de esa desconfianza hay algunas razones técnicas y juega también el concepto de “mayoría silenciosa”.

Elecciones: ¿qué es la “mayoría silenciosa” a la que apuesta Larreta?

La evaluación que hace el larretismo, según explicaron fuentes de ese espacio consultadas por iProfesional, es que en elecciones ejecutivas el electorado suele “buscar el centro” y no los extremos, a diferencia de lo que ocurre en una elección legislativa donde se juegan las mayorías en el Congreso y los votantes tienden a marcar límites al gobierno de turno.

Uno de los ejemplos que suelen citar cerca Larreta es que Mauricio Macri “tuvo que moderarse en 2015” cuando se acercaban las elecciones generales, con la promesa de mantener la Asignación Universal por Hijo o la gestión estatal de Aerolíneas Argentinas, a contramano de lo que había dicho previamente, mientras que en 2019 “Cristina (Kirchner) tuvo que ir a buscar a Alberto Fernández, que estaba representado como un moderado”.

Larreta apuesta a una “mayoría silenciosa” y refuerza su estrategia de ir por el “centro” en la interna con Bullrich.

A ese razonamiento agregan que hay mucha gente que todavía no sabe a quién va a votar o no quiere decirlo por distintas razones (vergüenza, apatía, desinterés por la discusión político-partidaria) pero sí sabe que “no quiere quilombos”, según expresó un operador del larretismo consultado por este medio.

De allí viene la denominación de “mayoría silenciosa”: serían votantes que cuando llegan al cuarto oscuro se inclinan por candidatos de centro que auspicien más soluciones que conflictos y no llegan a ser tomados por las encuestas que están circulando, en las cuales entre el 6% y el 10% de consultados “no sabe/no contesta”.

Ese es el número que miran por estos días en la sede de gobierno de la calle Uspallata y es el sector al que insiste en hablarle Larreta con un discurso “moderado” que se diferencia del “extremo” que representa Bullrich. El jefe de Gobierno porteño ve allí a la “mayoría silenciosa” que, a su criterio, le dará una ventaja sobre su rival en el sprint final de las PASO.

La evaluación del larretismo sobre las encuestas y el caso Santa Fe

En algunos sectores de la alianza opositora creen que Larreta “se equivocó de campaña” porque “la moderación sirve para las generales, no para las PASO“, según remarcó a iProfesional un operador que hoy se mueve entre los candidatos del “bullrichismo”. Sin embargo, cerca del jefe de Gobierno porteño defienden la estrategia la estrategia elegida y para ello toman también detalles técnicos.

Los relevamientos de opinión pública que hace el propio equipo de campaña del porteño son presenciales, mientras que muchas de las encuestas que circulan combinan esas modalidad con las encuestas online o por dispositivos móviles. Según los especialistas, estas suelen ser menos confiables porque las responden votantes más “extremos” o sectores minoritarios ultra politizados.

En las encuestas presenciales que realiza su equipo, Larreta aparece con algo más de un punto de ventaja sobre Bullrich, según deslizaron fuentes consultadas por este medio. Casi un empate técnico, pero muy distinto de lo que marcan los sondeos que más se difunden.

Esta es una de las razones, según creen, por las que el resultado de las PASO de Santa Fe fue muy distinto al que arrojaron varias encuestas previas, según las cuales la disputa entre Pullaro y Losada iba a ser mucho más pareja de lo que finalmente.

La que más se acercó fue la de la consultora CB, cuya medición tuvo una mínima diferencia con los resultados que tuvieron Marcelo Lewandowski, los otros precandidatos peronistas y Losada. Sin embargo el 22% que contempló para Pullaro (contra el 21% de la senadora radical) estuvo lejos del 33% que finalmente cosechó.

Finalmente, el triunfo del candidato “moderado” sobre la “halcona” se dio por una diferencia mucho más holgada de la esperada. En el larretismo dirían que ahí jugó la “mayoría silenciosa”.

¿Qué vienen marcando las encuestas sobre la interna de JxC?

Elementos como estos son los que llevan al larretismo a desconfiar de los sondeos que le dan mejor a Bullrich, a pesar de que en los distintos sectores que trabajan hoy por la candidatura de Larreta sí reconocen que la carrera viene muy pareja.

La consultora In Focus Comunicación elaboró recientemente un informe con las últimas encuestas para las PASO de ocho firmas dedicadas al estudio de opinión pública. Entre ellas están las que suelen hacer trabajos tanto para los dos precandidatos de Juntos por el Cambio como para el peronismo.

En el informe se advierte que solo la de Zuban Córdoba tiene a Larreta con ventaja sobre Bullrich en intención de voto (16,4% contra 13,3%, respectivamente) y que Opina Argentina dio empate (ambos 15%).

Todas las demás ubican a Bullrich por encima del jefe de Gobierno porteño, algunas con una amplia diferencia, como Observatorio Electoral (26% a 14%) o Analogías (21% a 11%), y otras con un margen propio del “empate técnico”, como Clivajes (17,4% a 16,5%). El promedio que calculó In Focus Comunicación fue 20,1% para Bullrich y 13,1% para Larreta.

En el larretismo creen que las encuestas tienen un alto porcentaje de indefinidos que optarían por candidatos moderado.

El caso de Santa Fe no fue el único pronóstico que se diferenció de los sondeos. Por ejemplo, en La Rioja, el candidato a gobernador Martín Menem consiguió alrededor del 15% de los votos y quedó tercero, en un resultado muy distinto al de la pelea voto a voto por el segundo puesto que le auguraban algunas encuestas.

Para las PASO presidenciales del 13 de agosto en las que Larreta y Bullrich disputarán la candidatura presidencial hay y seguirá habiendo numerosas encuestas. Para saber el resultado y analizar la efectividad de cada estrategia falta cada vez menos.

La apuesta renovada: Larreta insiste en el perfil “de centro”

En ese contexto, Larreta sigue cultivando un perfil “moderado” que esquiva las estridencias y la pirotecnia verbal y machaca sobre la importancia de la “gestión” y los “planes”, como lo volvió a mostrar es martes al presentar sus propuestas en materia energética en Jujuy, junto a su compañero de fórmula y gobernador local, Gerardo Morales.

Allí le preguntaron por la carta abierta que le envió el “bullrichismo”, en la que le pidieron bajar el tono de la interna y “cuidar Juntos por el Cambio”, a propósito de las declaraciones que realizó Juan Manuel López, diputado de la Coalición Cívica y aliado de Larreta, que comparó un posible gobierno de Bullrich con las imágenes de la serie “Diciembre 2001”, sobre la caída del ex presidente Fernando de la Rúa.

“Siempre estamos del lado de la paz”, respondió Larreta y agregó: “Jamás he dicho un agravio de nadie. No lo hice, no lo voy a hacer, no es mi espíritu y además estoy convencido que no es bueno para la Argentina. Y no lo hago por más que otros u otras lo hagan conmigo”.

En el mismo tono, aseguró que su espacio propone “la Argentina de la paz” luego de “40 años desde la vuelta de la democracia” con “peleas, agresiones” y sin resultados. “Nosotros proponemos el camino de la acción, la convivencia democrática, los hechos en vez de los dichos. Decisión política, más gestión”, remarcó.

Fuente: iprofesional.com

Previous Sergio Massa y Cristina Kirchner coincidieron en defender a Aerolíneas Argentinas y cuestionaron discursos de la oposición
Next Llegaron Aulas Digitales Móviles para las instituciones educativas