Rumores de una baja de retenciones vuelven a sacudir el equipo económico


Surgen como “compensación” ante el pedido del FMI de encarecer el dólar importador, que impactaría en el precio de los fertilizantes.

Este jueves circuló con fuerza la versión de un nuevo “dólar importador” para encarecer las compras al exterior y así reducir brecha cambiaria, como señal ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) que desde la anterior revisión viene reclamando esa medida.

La medida, en su momento revelada por el diario, fue descartada por las cámaras exportadoras. “La suba de impuestos a la importación no se aplicará, mas alla de las conversaciones con el FMI, según nos dijo el ministro Sergio Massa no esta en los planes del gobierno”, afirmó al diario una fuente jerarquizada del sector.

La negativa del ministro tiene sus razones. Encarecer el dólar para las importaciones impacta de lleno en la dinámica agroexportadora. En plena temporada de siembra, se vienen los meses de mayor demanda de fertilizantes. Argentina consume aproximadamente 5,5 millones de toneladas de las cuales importa cerca del 80%. Por lo tanto, hoy la actividad agroexportadora tiene uno de sus principales insumos a precio dólar.

La suba de impuestos a la importación no se aplicará, mas alla de las conversaciones con el FMI, según nos dijo el ministro Sergio Massa no esta en los planes del gobierno.

Es por eso que los rumores sobre el dólar importador vinieron acompañados por versiones sobre una reducción de las retenciones por un plazo determinado. “Sería una medida para compensar un mayor costo de fertilizantes”, afirmó al diario un directivo de una de las entidades agrarias.

De hecho, fue el mismo Carlos Achetoni, titular de Federación Agraria, quien afirmó que la baja en las retenciones “está en la discusión con la Secretaria de Agricultura”. Sin embargo. el titular del área, Juan José Bahillo, descartó esa posibilidad.

Hasta ahora la caída de la demanda de fertilizantes fue considerable. De enero a mayo ingresaron al país algo más de 200 mil toneladas, lo que equivale a la mitad de lo importado en el mismo periodo del año pasado. Para fines de mayo, la importación de fertilizantes oscilaba entre los USD 450 y USD 510 por tonelada. El traslado de este precio al mercado interno cotizaba en un promedio de USD 880 a USD 900 la tonelada.

“En en el 2022 la importación de fertilizantes fue susceptiblemente menor que en 2021 como efecto de la sequía y el freno de las importaciones”, amplió al diario una fuente de una de las entidades agropecuarias y agregó que ahora “esa curva va a mostrar una reversión importante, con su consecuente presión sobre las reservas”.

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous Viernes con paro de Cedems: en Jujuy los alumnos del nivel secundario no tendrán clases
Next El factor Milei impacta en los mercados: ¿se cae la elección de tercios y aumenta el optimismo?