Scioli en un limbo: Tras un mes de okupa en Brasilia, todavía espera que Milei firme su designación


En el último asado como presidente, Alberto trató al ex motonauta de traidor y casi se va a las manos.

Daniel Scioli sigue sin estar nombrado como funcionario de Javier Milei luego de aparentar ser embajador durante casi dos meses.

El ex motonauta, que como anticipó el diario en exclusiva fue elegido por el presidente como supersecretario de Turismo, Deportes y Ambiente, está esperando que Milei vuelva de su viaje místico para que firme su nombramiento.

El problema de Scioli es el que padecen otros tantos funcionarios: el jefe de gabinete, Nicolás Posse no firma el nuevo organigrama y por eso se dan casos como el de Guillermo Ferraro, que fue echado hace dos semanas del ministerio de Infraestructura, pero decidió atrincherarse en el cargo hasta que no le den la embajada de Chile.

Scioli “actuó” de embajador desde el 10 de diciembre hasta el anteúltimo día de enero pese a que ya no lo era. Es que a los embajadores políticos como Scioli, que no son de carrera diplomática y están amparados en al artículo 5 de la ley de Servicio Exterior, se les cae la designación cuando cambia el gobierno. Por eso todos regresan al país el 10 de diciembre.

Scioli con Mondino cuando ya no era embajador.

Desde esa fecha, Scioli no estuvo designado como embajador y no se sacó fotos en la embajada en Brasilia, pero sí hizo la pantomima como representante de Argentina en Brasil. Se reunió con empresarios como el CEO de Flybondi para fortalecer los vínculos con el país vecino y hasta se sacó fotos con la canciller Diana Mondino en el Palacio San Martin, al borde de la falta de institucionalidad.

“Actuó más de lobbyista que otra cosa”, dijeron al diario en Cancillería. Como tal, Scioli no pudo haber percibido un sueldo. En su entorno dijeron al diario que volvió a la Argentina el 9 de diciembre y aseguraron que Lula le iba a firmar el placet de embajador.

Tras su incursión en el mundo libertario, Scioli tiene una charla pendiente con los peronistas. Algunos de ellos lo quieren echar del PJ, aunque no tienen apuros porque recuerdan que el presidente del partido es Alberto Fernández que ni siquiera está en el país.

Santiago Cafiero.

El propio Alberto dice que Scioli es un “traidor”. En el último asado político que organizó en Olivos antes de dejar la presidencia, invitó a los pocos funcionarios fieles que le quedaban. Apenas días después del ballotage, lo visitaron para comer y beber Santiago Cafiero, Carla Vizzotti, Juanchi Zabaleta, Juan Manuel Olmos y Julio Vitobello, entre otros.

 La discusión entre los presentes fue escalando a los gritos y para bajar la tensión, Zabaleta tuvo que pedir un aplauso para los mozos por el tiramisú, que dijeron que fue una delicia. 

En un momento el entonces presidente pidió un brindis: “Brindo por los dos principales traidores, Massa y Scioli”. Cafiero lo corrigió y le recordó que al ex motonauta lo había hehco venir de Brasil para ser ministro de Producción por tres semanas y luego lo había empujado a lanzarse como candidato a presidente para que se enterara de que ya no lo era por los medios.

La discusión entre los presentes fue escalando a los gritos y para bajar la tensión, Zabaleta tuvo que pedir un aplauso para los mozos por el tiramisú, que dijeron que fue una delicia.

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous Los gobernadores de Juntos hablan de una traición de Milei y los peronistas vaticinan una rebelión federal
Next Kicillof alertó que no podrá seguir pagando a los docentes si Milei no le transfiere fondos